ASÍ NACIÓ LA PRIMERA FÁBRICA DE GALLETAS DE GALICIA

NUESTRA HISTORIA:


MÁS DE UNA DÉCADA EMPLEANDO LAS MEJORES MATERIAS PRIMAS PARA ELABORAR ESTAS APRECIADAS GALLETAS GALLEGAS.

El primer obrador de galletas ubicado en un pequeño bajo.

Fue en el año 2005 cuando se produjo la puesta en marcha de la primera fábrica de galletas, pastas y magdalenas de Galicia. El origen de Biscuits Galicia lo encontramos en un pequeño bajo de apenas 200 metros cuadrados, donde con grandes dosis de ilusión y mucho esfuerzo comenzamos a fabricar de forma artesanal las primeras pastas basadas en recetas tradicionales de la pastelería gallega.

 

 

Las galletas eran elaboradas en nuestro obrador mediante un exclusivo proceso semi-artesanal (único en el sector), empleando únicamente materias primas de calidad extra -muchas de ellas procedentes del campo gallego-. Una vez horneadas, las galletas eran envasadas individualmente en film de plástico alimentario para su cómoda comercialización en el canal de hostelería. Tanto el formato de presentación, como la diferenciación por origen y calidad otorgaban al producto una serie de valores añadidos que fueron muy apreciados por parte de los consumidores.

La respuesta por parte del mercado no pudo ser mejor: cada vez más y más establecimientos de hostelería comenzaron a demandar las galletas de Biscuits Galicia para acompañar con sus cafés. Los hosteleros habían encontrado en estas pastas gallegas el complemento perfecto para servir y presentar junto a sus cafés, cacaos e infusiones, pues a diferencia de las galletas caramelizadas procedentes de la importación (que habitualmente presentaban fuertes saborizantes), las Biscuits Galicia ofrecían por fin sabores y formatos adaptados a los gustos del público local: galletas elaboradas con mantequilla, rellenas de chocolate, con avellana, con pepitas de chocolate, etc.

 

La comercialización por toda Galicia.

En un primer momento (entre los años 2005 y 2008) las pastas Biscuits Galicia se hicieron muy populares por las principales ciudades y pueblos de toda Galicia, convirtiendo al amarillo de nuestros envases y el marrón de nuestro logo en elementos casi icónicos que estaban presentes de forma habitual en casi cualquier café de la región.

De hecho, en un breve plazo de tiempo, las pastas de Biscuits Galicia se consolidarían como las líderes del canal de hostelería de Galicia, mediante la combinación de la distribución propia (a través de furgonetas de reparto dependientes directamente de la propia fábrica) y la colaboración con los principales distribuidores de alimentación en varias localidades gallegas.

 

 

El salto al canal de hostelería de toda España.

Y es en el año 2009 cuando gradualmente comienzan a llegar pedidos del resto de España: Asturias, Cantabria, País Vasco, Castilla y León… Las Biscuits Galicia se expanden rápidamente por todo el noroeste de España, y comienza a ser habitual recibir con el café en ciudades como Oviedo, Gijón, Santander, Bilbao, Burgos o Valladolid una de estas pastitas gallegas.

Los hosteleros del resto de España, bien conocedores de la calidad de las materias primas y de los alimentos de Galicia, encontraron en nuestras pastas el acompañamiento perfecto para servir con los cafés y cautivar y fidelizar así a los clientes finales del canal de hostelería.

Nuevos distribuidores de hostelería y alimentación comienzan a representar y distribuir la marca Biscuits Galicia por ciudades de medio país, entrando en nuevas regiones como Navarra, La Rioja, Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana y Madrid.

 

 

Las Biscuits Galicia poco a poco van siendo más conocidas y consideradas dentro del canal de hostelería, tanto como complemento para los cafés, como para eventos, en empresas de cátering e incluso colectividades. La aceptación fue muy elevada al tratarse de un producto artesano elaborado según los patrones de gusto del consumidor local (con ingredientes tradicionales de la pastelería de toda la vida: harina de trigo, margarina 100% vegetal, azúcar, huevos, leche, mantequilla…) y a diferencia de las galletas importadas que venían empleando fuertes saborizantes en su formulación (caramelo y canela fundamentalmente), siendo además mucho más azucaras y muchas veces elaboradas con ingredientes controvertidos (el aceite de colza, el aceite de palma, la manteca de cerdo o materias primas de origen transgénico por ejemplo). De hecho, desde sus inicios, uno de los grandes compromisos de Biscuits Galicia con los consumidores ha sido siempre el de ofrecer productos elaborados con materias primas tradicionales, que ofrezcan seguridad y confianza al consumidor final. Es por ello que nuestra marca fue una de las primeras en España en emplear -a pesar de su mayor sobrecoste- margarina de origen 100% vegetal y sin grasas hidrogenadas en todas sus formulaciones.

 

El nacimiento de las “Sonrisas de chocolate”.

Al mismo tiempo que se produce la expansión geográfica por toda España, nuevas variedades de galletas son desarrolladas y comercializadas, para lo cual se analizan las tendencias y demandas de los clientes.

Es especialmente significativo el caso del desarrollo de la variedad “Sonrisas Choc”, una galleta rellena de chocolate con forma de cara sonriente que con el tiempo se convertiría en una las más exitosas a la vez que representativas de la marca. De hecho, hoy día muchos consumidores identifican de forma instintiva esta popular galleta con la marca Biscuits Galicia.

 

 

El desarrollo de este troquel (molde) fue realizado a medida en Italia expresamente para nuestra fábrica, molde que se incorporaría a la máquina elaboradora de galletas para su producción. Su diseño y construcción supuso en su día un verdadero desafío para los ingenieros encargados del proyecto, los cuales no creían inicialmente en el éxito del mismo, y existía también la duda a nivel comercial de si resultaría excesivamente infantil.

Finalmente la empresa creyó y apostó por el proyecto, y todas las dudas se disiparon al ver que las “Sonrisas Choc” eran un gran éxito a nivel de ventas, viendo que todos los hosteleros querían ofrecer una sonrisa de chocolate a sus clientes a la hora del café.

Año 2010: primeros pedidos del Sur y Canarias, y la introducción en el mundo de las magdalenas.

En el año 2010, Biscuits Galicia consigue distribución en Sevilla para cubrir toda Andalucía, incorporando nuevas regiones como Castilla- La Mancha, Murcia y Extremadura.

Ese mismo año, la empresa decide introducir la cabeza en un nuevo segmento del mundo de la pastelería: las “masas blandas” especialmente la elaboración de magdalenas, muffins y mini-magdalenas. Aprovechando recetas de la pastelería artesana procedentes del “know-how” transmitido por las abuelas de nuestros maestros pasteleros, se trabaja en el desarrollo de una fórmula que sea capaz de transmitir ese sabor natural y tierna consistencia de la magdalena de toda la vida. Y unido al empleo de ingredientes de primera calidad, el resultado fue la obtención de una sabrosa magdalena, tierna y suave como ninguna, muy diferente a la magdalena industrial a la que el sector venía estando acostumbrado.

 

 

Para la fabricación de estas magdalenas se adquiere nueva maquinaria, y se comienza su introducción en el canal de hostelería: magdalenas, muffins y mini-magdalenas de Biscuits Galicia comienzan a hacerse presentes una vez más en los cafés y desayunos.

Ese mismo año llega también el primer pedido de fuera de la Península mediante la firma de un acuerdo con un distribuidor local para introducir las Biscuits Galicia en el canal de hostelería de Canarias. Por primera vez en la historia de la empresa, las galletas son enviadas desde puertos gallegos hasta Canarias por vía marítima a través de contenedores.

 

 

El traslado a la nueva nave.

El bajo en donde comenzó la actividad de la empresa fue quedándose pequeño, con lo que Biscuits Galicia decide trasladar sus instalaciones a una nueva nave mucho más amplia y moderna ubicada ya en el polígono industrial de As Gándaras, en O Porriño. Tras el traslado, nuevas inversiones en maquinaria serán acometidas con el objetivo de incrementar la capacidad productiva y la calidad del producto final. De esta forma serán adquiridas nuevas amasadoras, una nueva línea de empaquetado y una envasadora vertical para la fabricación del formato “bolsa” entre otras inversiones.

 

El salto al gran consumo y el primer contacto con la exportación.

En el año 2010, y a raíz de la demanda generada por los propios consumidores, los cuales solicitaban consumir también en sus hogares “unas deliciosas pastitas que habían probado en las cafeterías”, una primera cadena de distribución comercial a gran escala (Alcampo) solicita el alta de varios productos Biscuits Galicia. Tras pasar las exigentes auditorías de calidad, se procede al alta de varias referencias de la marca, no pudiendo ser más exitosa la implantación: en muy poco espacio de tiempo, la rotación que ofrecían las Biscuits Galicia en los lineales fue muy elevada, en parte gracias a la que el público final ya conocía el producto al haberlo probado previamente en el canal de hostelería.

 

 

Tras Alcampo, otras cadenas se interesan rápidamente por la marca Biscuits Galicia: Carrefour, Vegalsa-Eroski, GADISA, Froiz, Grupo Cuevas, El Corte Inglés, COMASA… Todas estas enseñas confían en nuestros productos, y proceden al alta de varias de nuestras referencias destinadas al canal de gran consumo, sorprendiendo a las grandes multinacionales galleteras (dueñas absolutas del mercado) que ven como una pequeña marca regional gallega es capaz de hacerse poco a poco un hueco en los lineales de las principales cadenas de distribución, y contando además con el apoyo de los consumidores. Y es que precisamente ese carácter local y la cercanía con los consumidores es uno de los rasgos que diferencian a Biscuits Galicia del resto de grandes competidores.

Ese mismo año además llegará el primer pedido del extranjero con destino Londres: las galletas Biscuits Galicia son importadas por un distribuidor inglés para su venta en el canal de hostelería en el mismísimo Portobello Road.

A lo largo de los años siguientes, nuevas inversiones en maquinaria son acometidas (se pone en marcha una nueva línea más automatizada para la producción de magdalenas y mini-magdalenas, se adquiere un segundo horno, se adquiere una línea estuchadora para la fabricación de estuches de galletas de forma automatizada, etc.), teniendo que anexionar una nueva nave colindante, y duplicando de esta forma los metros cuadrados ocupados y la capacidad de la fábrica.

 

2014: La apertura de “La Galletería Biscuits Galicia”.

Como parte de la estrategia de crecimiento y diversificación de la empresa, en 2014 se toma la decisión de abrir el primer punto de venta propio de la empresa. Bajo la denominación de “La Galletería Biscuits Galicia”, se inaugura el primer coffee store especializado en galletas en el centro de Vigo.

 

 

A través de este novedoso formato, Biscuits Galicia establece un vínculo directo con sus consumidores, pudiendo de esta forma testar nuevos formatos y variedades de galletas, y teniendo así el “feed back” directo de los clientes finales.

 

2017: Mejora continua y calidad. 

En el año 2017, Biscuits Galicia ha invertido en la renovación y mejora de sus instalaciones con el objetivo de incrementar la calidad y competitividad de sus productos, así como la garantía y seguridad alimentaria en todos sus procesos. Para ello además se han incrementado las auditorías internas en materia de prevención de riesgos laborales (PRL) y calidad y seguridad alimentaria, así como los controles realizados periódicamente por nuestro laboratorio independiente. En este mismo año además se ha tomado la decisión de prohibir la entrada al proceso productivo de cualquier materia prima que pudiera contener el ingrediente “aceite de palma”, siendo nuestra fábrica una de las primeras en dar el paso de eliminar al 100% la presencia de esta materia y garantizar su ausencia en pro de la salud y nutrición de los consumidores y de la población en general.

 

 

La innovación, una de nuestras claves.

El hecho de ser una pyme alimentaria no ha supuesto un hándicap a la hora de invertir en innovación. De hecho, ésta siempre ha sido una de los factores característicos de Biscuits Galicia y una de las principales formas de hacerse hueco y competir en un mercado tan complejo y dominado por grandes multinacionales como es el galletero/pastelero.

Biscuits Galicia ha participado en proyectos de investigación científica punteros a nivel internacional en colaboración con instituciones de primer orden como el CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas), las universidades gallegas, hospitales y laboratorios, la Agencia Gallega de Innovación (GAIN) o la Comisión Europea entre otros. El objetivo de estos proyectos: promover el desarrollo de alimentos (en nuestro caso concreto, galletas) que posean propiedades nutricionalmente avanzadas con el objetivo de que su consumo pueda contribuir a la mejora de la calidad de vida y salud de la población en general. De hecho, algunos de los proyectos en los que nuestra empresa está participando consisten en el desarrollo de polipéptidos que una vez incorporados a las galletas puedan contribuir a mejorar la absorción de nutrientes esenciales como el hierro y el calcio, puedan contribuir a reducir la presión arterial en personas con hipertensión (las llamadas “galletas anti-estrés”), o incluso puedan contribuir a combatir el colesterol. Se trata de proyectos científicos pioneros a nivel mundial.

Por otro lado, la innovación en forma de lanzamiento de nuevas variedades y formatos de productos ha sido siempre una de las señas de identidad de Biscuits Galicia. ¿Quién ha dicho que en el mundo de las galletas estaba todo inventado? De entre los lanzamientos más populares a lo largo de estos años, podemos destacar las “Conchas del Peregrino” (unas deliciosas galletas de almendra con forma de la conocida concha de vieira del Camino de Santiago); las “Biscuits Galicia Halloween” (unas divertidas galletas rellenas de chocolate con formas de la tradicional calabaza de Halloween/Samaín que se han hecho muy populares entre el público); las “Rosquillas da Feira” (unas sabrosas rosquillas de galleta con el toque de anís característico de la pastelería de la feria de toda la vida); la versión de Carnaval/Entroido de nuestro Surtido de Pastas (diseñada en exclusiva por Rei Zentolo); o las recientes “Galletas Saladas con sabores típicos de la gastronomía gallega” (4 sabores: pimientos que no pican, mejillones en escabeche, lacón sin grelos y quesito tierno).

 

 

En definitiva, Biscuits Galicia poco a poco se va convirtiendo en una marca de referencia en el mercado de galletas y magdalenas y su historia se sigue escribiendo gracias a la confianza y al respaldo de los consumidores, a quienes queremos agradecer sinceramente su fidelidad y apoyo a la marca.

GALLETAS Y MAGDALENAS PARA EL CANAL DE HOSTELERÍA

El canal de hostelería fue el primero donde las galletas Biscuits Galicia tuvieron presencia. Inicialmente todo tipo de pastas y galletas (rellenas de chocolate, con sabor a mantequilla, con pepitas de chocolate, integrales, con un toque de anís, tipo rosquillas…) empezaron a tener presencia en las cafeterías, bares y restaurantes de media España. También en el mundo del cátering y en empresas y oficinas en general se comenzó a demandar nuestros productos para la celebración de los coffee breaks, así como en los cafés del mediodía y para toda clase de eventos y ferias. E incluso colectividades como hospitales, hoteles y colegios se convirtieron en fieles clientes de nuestra marca.

Tras las galletas, llegarían las magdalenas para el desayuno y las mini-magdalenas también para el café, consiguiendo la misma aceptación que las galletas, al tratarse de un producto tierno y suave, perfecto para cualquier momento.

Poco a poco el catálogo de productos para hostelería se ha ido haciendo más y más grande, siendo el último lanzamiento las galletas saladas para el aperitivo (“snack”).

FORMATOS PARA EL CANAL DE GRAN CONSUMO E IMPULSO

Desde los primeros estuches de galletas que contenían las variedades más exitosas (“Chocobiscuits”, “Sonrisas Choc”, “Conchas del Peregrino”, “Surtido de Pastas”…), nuestra gama de productos se ha ido incrementando con formatos como las bolsas de galletas y mini-magdalenas (presentadas a granel de forma mucho más práctica para un consumo rutinario), los estuches “mini” desarrollados como “snack” para el canal de impulso y vending, las latas de galletas (perfectas como regalo o decorativas para el hogar), los blisters de pastas para la sección de pastelería, y nuevos formatos y variedades que la empresa lanza al mercado cada año con el objetivo de ofrecer productos atractivos y competitivos a un consumidor cada vez más exigente y preocupado por consumir alimentos de calidad.

Siguiendo esta filosofía, y sin duda gracias a la confianza y fidelidad de nuestros consumidores, algunas de nuestras referencias (como es el caso de nuestro “Surtido de Pastas Biscuits Galicia”) se han posicionado como las líderes de mercado en la comunidad gallega, hecho que marca otro hito en la historia de nuestra empresa.

LA GALLETERÍA BISCUITS GALICIA: EL HOGAR DE TODAS LAS GALLETAS

La Galletería Biscuits Galicia” es el primer punto de venta propio de la empresa. Inaugurado en 2014, en pleno centro de Vigo (en la misma Puerta del Sol),  se trata del primer coffee store del mundo especializado en todo tipo galletas. Se trata del local perfecto para los amantes de las galletas y del buen café, pues en él es posible degustar todas las variedades de galletas, pastas y magdalenas que uno se pueda imaginar (de mantequilla, rellenas de chocolate, tipo cookies, integrales, con forma de corazón, al cacao, con avellana, tipo “mega-cookie”…), servidas recién horneadas (calentitas) junto con un delicioso café, chocolate, smoothie o batido.

Además de la zona de “café”, en “La Galletería” es posible encontrar a la venta todos los productos elaborados por Biscuits Galicia (todas nuestras variedades de galletas, magdalenas y demás productos de pastelería) además de probar antes que nadie los nuevos lanzamientos de la empresa, pues aquí es donde se testan previamente antes de su introducción definitiva en el mercado. Se trata de un auténtico nexo de unión entre la fábrica y nuestros consumidores, y una de las vías a través de las cuales tratamos de conocer sus gustos y preferencias.